Argentina Está Enferma

Dicen que el primer paso para superar una adicción es admitirlo. Y para superar una enfermedad, aceptar que se la tiene y combatirla.

Creo que la sociedad argentina está enferma.

Enfermó hace décadas con el advenimiento de un líder mesiánico como Perón, quien hizo creer -a parte de la población-, que se podía mamar de la teta del estado sin consecuencias y sin fin.

Esa madre lactante no vive de otra cosa que de “quienes trabajan y pagan impuestos”.

Después vino el resto de los vivísimos, que creyeron entender la fórmula Peronista: “mantener en la ignorancia al pueblo para manejarlo y explotarlo, mientras cree que está siendo beneficiado”. Usaron y siguen usando esa fórmula que tanta riqueza les ha dado. No riqueza espiritual, por supuesto.

Han vaciado las arcas de la nación argentina una y otra vez, sin ponerse colorados.

En las últimas décadas, la diferencia entre quienes trabajan y sostienen al estado y quienes viven de él, se ha ampliado a niveles insostenibles.

Quienes se acostumbraron a que no hay que trabajar para vivir, se niegan a cambiar. Llevan varias generaciones así.

Con el agravante de la mafiosa actuación de los mal llamados gremialistas, quienes sistemáticamente se han enriquecido a costa de sus representados, y no han mejorado en nada la situación de los trabajadores.

Si Argentina no admite que está enferma, que tiene una sociedad adicta y una enfermedad que curar, estará destinada a la desintegración total. Se que suena muy negativo, pero no es así.

Si te dan un diagnóstico de cáncer no terminal, cual seria tu plan de acción? Escribís un testamento y te tiras de un puente? O buscas las mejores posibilidades de curarte?

Por favor argentino, tal cual harías con un diagnóstico de una enfermedad grave: pensá en tus hijos, tus nietos, tu familia y lucha por encontrar una cura. Vale la pena.

Lana Montalban