Historias de Adrogué. Finky.

Historias de Adrogué

Tenía 18 años y estaba de novia con Dany de 21, enamorada hasta el tuétano.

Lo que escribiré es un relato auto-biográfico, pero no doy fe que todos los datos históricos sean cien por ciento precisos. La memoria es selectiva.

Cursaba el quinto año de la secundaria mientras el hacía “la colimba” (el servicio militar obligatorio de entonces. “Colimba” deriva de corre-limpia-barre, un término despectivo). Como su papá trabajaba para alguna dependencia militar, Dany estaba “acomodado” y sus tareas de soldado raso lo ocupaban de lunes a viernes en un edificio del centro de Buenos Aires, creo que en la calle Maipú. Un portón enorme de madera, sin cartel alguno que delatara su función.

Ambos vivíamos en el bello Adrogué y carecíamos de ingresos así que nuestra salida semanal de lujo, consistía en comprar empanadas de carne -me hice vegetariana unos meses después- en Pratto Hermanos, y con ese tesoro en mano, irnos a Finky, un cruce de vías del ferrocarril entre la línea Roca que iba hacia la estación Constitución, y la que venia de Quilmes e iba hacia Ezeiza. En esa época el tren no era eléctrico así que se podía acceder a sus vías.

El puente donde ambos trenes se cruzaban, databa de la era de la construcción del sistema ferroviario, de origen británico como los nombres de muchas de sus estaciones: Temperley, Banfield.

De ladrillos a la vista, y cubierto de vegetación salvaje local, era un refugio perfecto para una parejita de enamorados como nosotros. Nos sentábamos contra una de sus escarpadas paredes, completamente cubiertos por el verde y una sensación de estar en algún exótico jardín con connotación romántica.

Allí, cada sábado al mediodía, almorzábamos nuestras empanadas y hablaríamos de amor o nos daríamos apasionados besos con gusto a cebolla y aceitunas con carne.

Una noche, una “manada de chicos bien” como se lo describiría ahora, decidió secuestrar una jovencita y divertirse con ella. Lamentablemente, la diversión terminó en una violación en grupo y el posterior asesinato de la pobre victima. Quizás su muerte fue un accidente, ahogada por el sweater de uno de los victimarios o quizás no. La violación en grupo fue una decisión, no un accidente. No se que pasó con los culpables de ese horrendo crimen. Solo hice una búsqueda superficial en Google y no lo encontré. No quería en realidad saber cada detalle. Lo que sí se, es que ese rincón del planeta que para nosotros representaba mañanas de sábados románticas y amorosas, pasó a ser una escena de un crimen y por ende nunca mas regresamos, ni volvimos  a mencionar al lugar.

Entrevista en Radio Actualidad de Miami

LanaTalk2020 con Patricia Bullrich

¡Quien Podía Decirlo!


¿ A los 9 años?
¿ Tenia 10 años?
Esta Semana

Tenia 16 años y el pelo más sano y brillante del planeta. Mi compañera de clase, que se sentaba justo detrás mío en tercer año del bachillerato, puede dar testimonio porque pasaba mucho tiempo jugando con mi cabellera: hacía trenzas o simplemente acariciaba mi pelo desparramado sobre su pupitre, como quien acaricia el lomo de un gato o un perro.

Mi cabello pasaba un poco por debajo de mi cintura. Era hora de cortar las puntas. Me fui, sola, a la elegante peluquería de la Plaza Espora, en mi Adrogué querido.

Le expliqué claramente que quería solo cortar las puntas. No lo recuerdo pero seguramente habré marcado el largo total a cercenar con mis dedos índice y pulgar. “Asi”, debo haber dicho.

Me lavaron la cabeza en esa posición que sigo encontrando horriblemente incómoda, me pusieron un poncho, una toalla, y allí vino el coiffeur antes que los llamaran en francés, armado de peines y tijeras.

Me peinó cuidadosa pero velozmente y más velozmente aún, me pegó el primer y certero tijeretazo… ¡por arriba del hombro!.

En esa época, cabe aclarar, era aún una adolescente tímida quien no conocía sus derechos ni se animaba demasiado a desafiar la autoridad.

Mi cuerpo entero se tensó y le pregunté qué estaba haciendo.

Con vanas excusas, pidió perdón y tras eternos momentos de forzadas explicaciones, no quedaron dudas que tras el error, no había alternativa: había que cortarlo todo corto.

Asi lo hizo mientras mis lágrimas corrían por mis mejillas. Encima le pagué por su trabajo. El pelo crece, pero ese largo tardaría al menos dos años y medio o tres.

Aun llorando salí del local en un estado de confusión mental. Avancé unos cuantos pasos y regresé. Le pedí –o creo que exigí- que me diera lo que me había sacado. El muy pícaro tenía una colita de caballo cuidadosamente guardada con una gomita en un cajón. No había sido un error. Seguramente quería el pelo para venderlo o para mandar a hacer una peluca. Ojalaa recordara su nombre. Aunque ya debe estar muerto, me gustaría hacerlo famoso.

De cualquier modo, ese es solo el principio de la historia. Juré y perjuré que nunca más pisaría una peluquería. Comencé a cortarme el pelo sola, y a experimentar con mis amigos, mi madre, mis sucesivos novios en el arte del corte de pelo.

A mi hija le corté el suyo toda la vida hasta que a los 14 me dijo que quería probar otra cosa. Cerca de cien dólares después, volvió a casa con un corte moderno, desparejo y determinante a que le siguiera haciendo el servicio yo.

Eventualmente cuando empecé a trabajar de modelo en mis 20’s, me rendí a las manos de excelentes profesionales que me dieron unos looks muy divertidos.

Hace unos años, mi hija me miró en un ascensor, esos que tienen una luz cenital que te da directamente en la cabeza y me dijo: “tenes canas. Pareces vieja”.

Lo que todos esos sofisticados coiffeurs no lograron por años, esa frase lapidaria de mi hija lo hizo: empecé –sola- a teñirme las canas hasta hoy.

Quien podía decirlo, que ese maldito peluquero de barrio que intentó robarme el pelo, determinó que hoy, en medio de esta pandemia que nos tiene en una cuarentena eterna, me haya salvado de pertenecer al “Club de las Raíces Crecidas” muy popular entre mis amigas y tantas desconocidas.

Y colorín colorado, este cuento se ha terminado.

La foto del teñido es actual. Las otras son de cuando tenia unos 10 años.

Alguien Miente. Los Nuevos Desaparecidos de la Argentina. Parte II

Hable con la nuera de una mujer fallecida de Covid 19, contagiada en el hospital donde fue internada por otro problema. No figura en ninguna lista de muertos de Covid 19. Ni nacional, ni provincial. Disculpas porque me he convertido en camarógrafa, sonidista, iluminadora y editora sin ser ninguna de esas cosas. La investigación fue realizada con un equipo que prefiere mantener el anonimato. Gracias por compartirlo.

Alguien Miente: Los Nuevos Desaparecidos de La Argentina. Covid 19

Una investigación  deja en claro mediante varios ejemplos, que el conteo de contagiados y víctimas fatales en Argentina, no coincide con las cifras oficiales. El pedido es simple: queremos saber la verdad.

COVID 19. Entrevista al Dr. Juan Rivera

El Dr. Juan Rivera es Medico Clinico y Cardiologo. Medico en jefe de Univision y lejos de ser alarmista, siempre explica temas de su especialidad de forma muy didactica.

Entrevista con Rosario “Peponila” Agostini. Martes 14 de abril, 2020

Ella es una periodista independiente y valiente.

Daisy Fuentes, 32 años de amistad

A pesar de su fama y su éxito, sigue siendo la misma chica sencilla de barrio.

Diego Cabot, periodista. Conversación informal

El abogado y periodista me regala casi una hora de su valioso tiempo, el cual dedica a hacer verdadero periodismo de investigación.