Entrevista con Rosario “Peponila” Agostini. Martes 14 de abril, 2020

Ella es una periodista independiente y valiente.

En la Diferencia está el Conocimiento

afsca1

Muchas veces en mis redes sociales recibo comentarios o preguntas que cuestionan como puedo estar “siguiendo” en sus respectivas redes a personajes públicos u organizaciones que se encuentran en el espectro opuesto de mi pensamiento o mis creencias.

La respuesta es muy fácil: mi entrenamiento como periodista me obliga a ver las cosas, sea la realidad o las noticias u otros temas, desde diferentes ángulos.

Es muy fácil caer en la trampa de solo juntarnos con nuestros pares y ver la vida a través de ojos similares.

Sin embargo, la única forma de aprender, progresar y cambiar es ampliando nuestra mente y visión para sacar nuevas conclusiones.

Alguna vez aprendo cosas que no sabía, cambio mi opinión con respecto a algo o simplemente me quedo con alguna duda, lo cual es también muy sano.

Sólo los locos creen que siempre tienen la razón.

Últimamente veo noticias que son interpretadas de forma diametralmente opuesta por diferentes personas.

Un ejemplo argentino: por orden de un juez remueven al director de una institución. Se lo acusa (o se sospecha) de corrupción, de haberse quedado con un porcentaje del sueldo de los empleados, de haber manejado arbitrariamente los fondos de la misma y mas aún. El se resiste a dejar su puesto. Finalmente la policía lo “invita” a dejar el edificio donde se atrincheró.

De un lado hay quienes opinan que es un corrupto y que la medida es ejemplar. Del otro lado acusan de anticonstitucional a la acción que lo removió de su lugar de poder.

Los tiempos de la justicia no son los tiempos de las redes sociales donde la gente es acusada, juzgada y condenada en menos de 140 caracteres.

A mi, ver en mis propios muros virtuales esa disparidad de opinión, me ayuda a intentar mantener mi imparcialidad, lo cual es harto difícil. Primero soy un ser humano y luego una periodista. Eso sí, me gusta dar el beneficio de la duda.

Aún cuando la justicia de mi país de nacimiento ha sido gravemente acusada de ineficiente y parcialmente inclinada hacia el poder de turno, prefiero esperar a sus definiciones.

Es que me gustaría ser juzgada por la misma vara con la cual intento juzgar. Con la palabra “intento” subrayada.

 

Periodismo Vs. Periodismo

leonardo-da-vinci-granger
Hemos visto en los últimos años como el periodismo en algunos países latinoamericanos como Venezuela y Argentina, se han convertido en profesiones muy peligrosas. Ataques , físicos y hasta mortales se han llevado desde la vida de mis colegas hasta la posibilidad de trabajar en una profesión que es todo pasión.
Gobiernos populistas han convertido a la prensa libre en rehenes de subsidios a su “prensa adscripta” y ataques de todo tipo han puesto sus vidas en peligro. Como en tantos otros regímenes de derecha o izquierda, en cuanto el “papá gobierno” acusa de algo a algún grupo en particular, surgen inmediatamente seguidores que enceguecidos de odio, miedo e ignorancia, llevan a cabo ataques contra “el enemigo”. Este puede ser la prensa libre, los refugiados, los ciudadanos de países limítrofes, los judíos o cualquier grupo minoritario.
En Argentina tenemos la esperanza de que eso cambiará. Que el abrumador presupuesto gubernamental destinado a financiar a la prensa adicta, y denostar a la prensa libre o crítica con su falta de “pauta oficial”, deje lugar a un reparto equitativo entre medios reales, y que lo que en realidad no era prensa sino Departamentos de Propaganda Política a favor de la casa de gobierno reinante (y no uso el término por casualidad) se destine a desarrollar medios más pequeños, a subsidiar medios de difusión cultural y a todo aquello que está contemplado por las leyes que están escritas pero que no han sido respetadas. De no ser así, seré crítica con el gobierno entrante como lo soy con el saliente.
Tengo además un pedido desde lo más profundo de mi corazón: llamemos periodistas a quienes se dedican a informar lo más objetivamente posible –todos somos humanos y por ende falibles- a investigar y a criticar lo que está mal.

Some students use essay-writing companies if they have been ill, or if they want more time to study. Some use cheap essay writing companies so they may get out a little more and have a bit of fun. Others order custom essay writing services when they have unimportant homework. Instead of completing their papers, they buy essay papers and hand them in as their own. It is a very common and safe practice.

No llamemos generosamente periodistas a aquellos que cobran exorbitantes sueldos de parte de un gobierno para describir las suntuosas ropas del emperador desnudo, Ya que estamos, tampoco prestemos ese título a quienes se dedican a “investigar” quien durmió con quien, quien engañó a quien y quien mostró o no un pecho desnudo, muchas veces con métodos extorsionadores y otras joyitas.
Es como decir que Leonardo Da Vinci y un pintor de paredes son artistas. Quizás ambos sean pintores, pero artista: uno solo.